Cuando comienza toda andadura emprendedora necesitamos una figura cercana y conocedora del ecosistema que nos aconseje profesionalmente en nuestros primeros proyectos. Una labor no solo para valientes, sino para alguien que ya haya pasado por esa travesía. 

Según Reaktor Education y Slush, “una startup es una compañía joven que está en búsqueda de su modelo de negocio y cuyo objetivo es crecer”. Es también sinónimo de un aprendizaje continuo, de la ambición de escalar y colaborar globalmente.

Además, “las startups son necesarias porque crean nuevos productos y servicios pensados para resolver un problema e implementar soluciones de forma rápida”. 

Este modelo de negocio tiene como principales ventajas una rápida adaptación, flexibilidad y reacción al mercado y sus constantes cambios, o los bajos costes de desarrollo de productos o servicios que pueden beneficiar las grandes corporaciones. 

¿Pero qué aporta una startup a una gran empresa para que las relaciones sean cada vez más estrechas?

Están cada día en las noticias, corporaciones que crean hubs para que las startups desarrollen sus actividades y que luego invierten o adquieren. La confianza en las empresas emergentes es una clara apuesta por su agilidad para ofrecer productos y servicios a los consumidores, porque entre otras cosas, aportan una visión fresca y no ‘contaminada’.

Otra característica que se persigue es el enfoque y perspectiva disruptiva que ayuda a las organizaciones a no repetir antiguos patrones y a tomar distancia del proyecto en cuestión para identificar nuevas ideas y estrategias a seguir. Sin embargo, el diamante en bruto que todo el mundo quiere, es la capacidad innovadora que tiene las startups para resolver problemas utilizando las nuevas tecnologías. 

Esta situación encuentra aval en el informe ‘Mapa del Emprendimiento’ de South Summit, según el cual en el año 2018, el 80% de las startups buscaba acuerdos estratégicos con las empresas antes que una inversión. 

Como decíamos al principio, necesitas confiar en quien haya hecho el mismo recorrido y que sepa destacar todas tus cualidades de cara a las grandes organizaciones.

De una startup se persigue su agilidad para crear productos y servicios, su perspectiva disruptiva y sobre todo, la capacidad innovadora.

El equipo de Made in Möbile, con una amplia experiencia emprendedora, te acompañará y asesorará en la ejecución del proyecto para que obtengas el máximo beneficio de tu nueva relación con la empresa, así como lo hicimos con startups de Finlandia, Singapur, Israel, Alemania o Reino Unido, que introdujeron su negocio en España. 

Al igual que ellas, podrás desarrollar todo tu potencial en nuestro coworking y te ayudaremos a encontrar la financiación adecuada a tu negocio, además de poner a tu disposición una red de networking internacional.

En definitiva, gracias a este binomio, la organización será capaz de experimentar nuevos procesos que le conduzcan hacia la transformación digital. Con esta revolución, y sobre todo, la innovación abierta, como startup contribuyes a fomentar el intraemprendimiento en la propia compañía.

¡Existen infinitas posibilidades de colaboración con las empresas! ¿A qué esperas para dar el salto?