Prohibido innovar

By madeinmobile   |  

agosto 27, 2015   |  

Blog   |  

No Comments

Home / Blog / Prohibido innovar

Prohibido innovar

Prohibido innovar

Afirmó en el siglo XIX,  George Henry Borrow:

“Toda gran idea pasa por tres fases. La primera es ser ridiculizada. La segunda, ser violentamente rechazada; hasta ser admitida como una gran verdad. ”

Y sigue teniendo razón. Lamentablemente.

He sufrido múltiples veces la primera, reprimiendo la carcajada o la bofetada.

.- “En España no se venderá NUNCA ropa por internet. Hace demasiado buen tiempo y a la gente le encanta ir de tiendas” Alto directivo del sector distribución diez años antes de que Gustavo fundase BuyVIP o de que apareciesen Privalia o Vente Privee.

.- “El teléfono móvil sólo sirve para hablar” Directivo de publicidad de gran banco, existiendo ya el iPhone, pero utilizando un Motorola concha de vieira.

Hoy estamos en la segunda. Atacar, frenar, prohibir, inventar trabas y nuevos impuestos, denunciar. En esas están la asociación de autobuses con Blablacar, la de hoteles con AirBNB y la de taxistas con Uber.

El cliente no puede decidir que elegir. Esta es la penosa consecuencia de esta situación.

El ataque frontal a los modelos disruptivos no es la única vía de afrontar la innovación. Hay otras formas frescas e inteligentes como la de Kike Sarasola multiplicando el tamaño de sus hoteles (y consecuentemente la ocupación) gracias a su apertura mental y su aproximación a los nuevos deseos de los clientes con Bemate.

Piensa por un momento que alguien apagase internet por una semana. Volver a hacer colas en el banco, en su horario, para retirar dinero en efectivo (tus tarjetas no funcionarán), tener que llamar a tres amigos para jugar un partido de pádel, ir a Correos para enviar mensajes personales o de tu trabajo, comprar sellos, ir a tu agencia de viajes (esa que tenías hace años, si existe) a por billetes de avión o de autobús, ir a la biblioteca a buscar información sobre algo que necesitas conocer con urgencia (esto no sería tan malo), imprimir tu currículum para ir dejándolo en empresas para encontrar trabajo, revelar fotos, pegar anuncios en las farolas para vender tu coche o alquilar tu casa, serían sólo algunas de las cosas del día a día que ya ni te acuerdas, o que quizá ni has conocido.

No ha hecho más que empezar y la mayoría de los cambios ni nos hemos dado cuenta de haberlos adoptado.

Menos mal que ni taxistas, ni hoteleros, ni autobuseros están a cargo de la salud o de la investigación científica. Si  así fuese, te seguirías muriendo de tuberculosis.

Choose To Share :-  

Leave a reply