Emprender con hambre

By madeinmobile   |  

junio 23, 2015   |  

Blog   |  

No Comments

Home / Blog / Emprender con hambre

Emprender con hambre

Emprender con hambre

Estaba equivocado, como en tantas ocasiones. Lo he afirmado varias veces, en público y en privado.

Pese a lo que he dicho sobre que es sano emprender con hambre, me retracto. Ni es saludable, ni es rentable, ni es práctico y ni siquiera inteligente. Es una gansada europea, de la conservadora Europa.

Hay que emprender como Dios manda.

Con oxígeno, víveres y equipo suficiente como para coronar cimas, conquistar territorios inexplorados o crear unicornios (startups que consiguen un valor superior a los mil millones de dólares en plazos asombrosos). Y no hacerlo así, es hacer el mentecato.

Las startups europeas son en su aplastante mayoría pobres, modestas, descapitalizadas e ilusas. Las personas no tienen nada que envidiar en cuanto arrojo, preparación y cualificación a los emprendedores norteamericanos, pero se lanzan a la aventura de la travesía del desierto con una cantimplora de agua en el mejor de los casos y así, no hay manera.

La Unión Europea preocupada por la invasión de Facebooks, Googles, Twitters, Linkedins y demás jugadores dominantes, decide impulsar el emprendimiento innovador. Las mentes brillantes en Bruselas o Estrasburgo reparan que ese dominio tecnológico y disruptivo norteamericano perjudica gravemente los intereses de la conservadora Europa y cuestiona viabilidad, empleo, riqueza y mantenimiento de un sistema de bienestar que es jauja.

Lo que deciden es ayudar a las startups con otra cantimplora extra en forma de cien mil euros a fondo perdido a cambio de forzarles a utilizar un software, que según los expertos es basura, y que se llama Fiware. Además un porcentaje de esa ayuda hay que destinarlo a formarse, se necesite o no.

Es como poner a tu sobrina en bicicleta en la parrilla de salida de Moto GP y animarla a quedar en una buena posición.

Schmidt, el CEO de Google, ya lo dijo la semana pasada en Madrid. Hay cinco o diez fórmulas infalibles para crear empleo: una, empresas, dos, empresas, tres, empresas, cuatro, empresas y cinco, más empresas.

Para crear empresas se precisa cualificación adecuada, unos niveles de competencia equilibrados, condiciones de mercado, pocas imposiciones (y menos las de software a utilizar) e inversión acorde. En Europa no hay inversión acorde, las imposiciones son absurdas, y el sistema educativo, mejor ni mencionarlo.

Pues eso; desempleo, jugadores norteamericanos superdominantes, menguantes contribuciones fiscales y un estado de bienestar en clarísima contracción.

Ante este panorama, sólo me queda proclamar: Viva la innovación.

@sixtoarias

Choose To Share :-  

Leave a reply