5 cambios que hacen peligrar tu trabajo

5 cambios que hacen peligrar tu trabajo

By madeinmobile   |  

enero 23, 2015   |  

Blog   |  

No Comments

Home / Blog / 5 cambios que hacen peligrar tu trabajo

5 cambios que hacen peligrar tu trabajo

5 cambios que hacen peligrar tu trabajo

Por @SixtoArias

¿En qué consiste tu trabajo? Quizá tengas los meses contados si no te reinventas. Te voy a contar el mío.

1.- Informarme sobre oportunidades y tendencias del mercado digital. Google lo hace mejor.

2.- Contactar con clientes internacionales, Linkedin puede hacerlo mejor.

3.- Dar clases en escuelas de negocio, hay miles de MOOC gratuitos y abiertos que hacen que mi presencia en un aula sea prescindible.

4.- Diseñar acciones de comunicación efectivas. También aquí Google es muy superior.

5.- Planificar acciones de marketing y campañas de publicidad. Esta labor ya está automatizada por los sistemas de pujas de publicidad digital DSP y RTB, hace tiempo y lo hacen mejor que un humano, mejor que yo.

6.- Inventar nuevos modelos de negocio. Pronto los sistemas de información lo harán más rápido y mejor que nosotros, manejan mucha más información y son capaces de extraer mejores conclusiones.

7.- Invertir en nuevas empresas. Un ordenador sencillo puede analizar los perfiles de los fundadores, los recursos económicos que tienen, sus proyecciones en el plan de negocio, el mercado en el que piensan actuar y te da la probabilidad exacta de que ganes o te quedes sin blanca en caso de financiarlos. Alguno pensará ¿y el toque personal qué? Cuando me juego mi dinero el toque personal lo reservo para mis amigos en mis momentos de ocio.

¿Eres cirujano? Lo siento, un robot opera mejor que tú, improvisa mejores decisiones en caso de complicaciones, es más preciso con el bisturí y nunca se pone nervioso.

¿Taxista, camionero, conductor de autobús, piloto de aviones? ¿Has entrado últimamente en la cabina de un avión? No hay mandos, hay muchos relojes y un joystick como el de los vídeojuegos. Algún amigo piloto me ha confesado que salvo mantener la calma en la aeronave y que los pasajeros no vean que eso vuela solo, sus funciones son cada vez menos.

En cuanto nos acostumbremos a ver coches como el de Google, sin conductor, quizá nos acostumbremos a ver cabinas sin pilotos.

Cambio número uno; las máquinas son superiores a nosotros. Ya sé que esta afirmación no gusta y reconocerlo gusta menos. Cuánto antes lo hagas, mejor.

El superordenador de IBM, DeepBlue lo demostró en 1.997 cuando ganó a un humano al ajedrez. Pero no a un humano cualquiera, a Gary Kasparov campeón del mundo de ajedrez. Desde entonces las máquinas no han dejado de desarrollar a un a velocidad de vértigo sus facultades. Nosotros seguimos poco más menos igual de lelos. Piensa que uso haces de tu cerebro a diario en tu oficina, taller, empresa o tienda. Si el cerebro manda mucho, vete seleccionando un buen plan de pensiones. Las máquinas procesan más rápido, tienen más memoria y apreden con rapidez

Cambio número dos; La digitalización hace que la tecnología no sea cosa de ordenadores y esto lo cambia todo. En tu bolsilllo, en tu chaqueta, en tu coche, en tu casa hay dispositivos de tal potencia, que hace quince años habrían costado mil veces el precio que has pagado por ellos. De momento no se comunican masivamente, pero el día que lo hagan sabrán más de ti que tu mismo. Qué te gusta, donde has estado, tus preferencias, tus amigos. Y el día que manejen esa información y la comparen con la de otros humanos podrán predecir tus futuras decisiones. No te asustes, de momento tú decides hasta donde permites ser analizado, cuando pulsar el botón de apagar o cortar la luz a las bravas. Si tu trabajo va de alarmas, controles de acceso, asistencia de emergencias, seguridad, marketing, publicidad, conducir, urbanismo o funciones automatizables, las cosas conectadas te están amenazando.

Cambio número tres; las máquinas harán cosas por sí mismas que ahora no hacen. Pintar fachadas de edificios, rescates en alta mar, ayuda a bomberos, distribuir paquetes, ordenar almacenes, clasificar documentos, recoger muestras, limpiar la contaminación del aire o grabar y fotografiar desde cualquier ángulo o distancia serán funciones de los drones. Adios paparazzis, adios rescatadores, adios escaladores de trabajos de altura, adios mozos de almacen. Nadie es culpable de que todos estos trabajos desaparezcan igual que nadie fue culpable que un tractor sustituyese a cincuenta jornaleros.

Cambio número cuatro; las máquinas microscópicas. Se llama nanotecnología y se trata de inyectar un microrobot en tus venas para que por ejemplo las limpie y no sufras nunca un infarto, para que lo entiendas con un símil fácil de comprender. Si las venas están limpias, muchos cirujanos van a ser innecesarios. Y si limpian venas, destruirán tumores cancerígenos, combatirán virus y epidemias y lograrán que estés saludable y que el sistema de seguridad social, que tanto nos gusta a todos, sea sostenible. ¿Cuántos años más viviremos? Ni idea, pero seguro que más.

Lo mismo para las plantas, labradores de una micra que desde la raiz consigan mejores vegetales, repelentes de fruta sin química venenosa que garanticen buenas cosechas.

Médicos, agricultores, dietistas, biólogos, investigadores, científicos, analistas, grandes cambios a la vista.

Cambio número cinco; ya no hace falta que estés. Los humanos seguiremos estando pero no como hasta ahora. No es necesario que te vayas a Islas Mauricio a descansar a la playa o al gimnasio a aprender karate. La realidad aumentada, los escenarios virtuales y las prendas de ropa con sensores harán que parezca que estés aunque no estés, que te entrenes aunque no te muevas, que disfrutes a mil kilómetros de distancia. Esto son buenas noticias, sobre todo en el plano de la educación.

Profesores, entrenadores, masajistas, profesionales del turismo, toca reciclarse.

¿Y que haremos nosotros? Difícil de preveer, esto es un nuevo estilo de vida. Probablemente sobrará con trabajar una hora al día, muchas de nuestras necesidades desaparecerán, quizá viviremos un tiempo de abundancia como explica Peter Diamandis en su libro, pero a lo peor ya no estaremos aquí para verlo. O sí

@sixtoarias

Choose To Share :-  

Leave a reply